movimiento estudiantil

Inicio de curso académico 2021-2022: fuego a la educación capitalista

Nos encontramos a las puertas de un nuevo curso académico. Los estudiantes de clase trabajadora llevamos años siendo testigos de cómo se precariza nuestra educación. A las instituciones burguesas, solo les importa crear el marco educativo idílico para las demandas de la burguesía española. Los comunistas somos conscientes de que la organización y la lucha revolucionaria son la única vía posible para construir una alternativa educativa que sirva de forma real a los intereses de nuestra clase.

Nuestra experiencia en el campamento de Agonistikes Kiniseis

Hace una semana tuvimos el placer de participar en el 22º Campamento del frente estudiantil Agonistikes Kiniseis. Este campamento autogestionado, aún con las alarmas disparadas en Grecia, se llevó a cabo sin ninguna incidencia de COVID-19 gracias a la previsión y planificación. Durante los 10 días que duró, se llevaron a cabo una serie de ponencias y talleres sobre temas como la cuestión de la mujer, el movimiento estudiantil, los movimientos sociales en América Latina, además del caso de represión de Hasél. Nosotros fuimos invitados por el KKE (m-l), y gracias a esta experiencia tuvimos la oportunidad de estrechar relaciones y conocer a camaradas suyos, que en todo momento se preocuparon por traducir para nosotros las diferentes actividades políticas.

Comunicado sobre la Evaluación de Acceso a la Universidad

Esta semana comienza la Evaluación de Acceso a la Universidad (EvAU) en muchos territorios del Estado español. A lo largo de las próximas semanas, miles de estudiantes de clase trabajadora verán como buena parte de su futuro, tras dos años de bachillerato, depende de la nota que obtengan en varios exámenes.

Ni aulas inseguras, ni brecha digital

Desde el comienzo de la pandemia se ha realizado una gestión nefasta por parte de las universidades. Los estudiantes hemos sufrido problemas tales como la semipresencialidad como método docente, así como la carencia de espacios de estudio y aulas que garantizasen nuestra seguridad. Muchos de los inconvenientes con los que nos hemos encontrado no nacen con la pandemia, sino que forman parte de un proceso de infrafinanciación que llevamos padeciendo de manera sistemática desde hace tiempo. Hablamos de un sistema educativo público incapaz de amoldarse a los cambios que exige la situación de excepción sanitaria en la que nos encontramos. Esta es una realidad que se ha hecho latente durante el periodo de examinación presencial en las universidades públicas de todo el Estado español.

¡Apoyo a la huelga de los estudiantes en el País Valencià!

La crisis del coronavirus ha afectado a todos los niveles de la sociedad, siendo, como siempre, la clase trabajadora la principal afectada, y esta crisis evidentemente tiene sus consecuencias en el sistema educativo.
Desde el inicio de la pandemia, hemos podido ver una nefasta gestión y nula voluntad de inversión, tanto por parte de las instituciones como de las universidades, que, ante una situación excepcional, no han sido capaces de dotar a la educación de los medios para impartir una docencia de calidad a los estudiantes de clase trabajadora.

Conquistemos nuestro futuro

Durante décadas nos han vendido la educación reglada en general, y el sistema educativo español en particular, como la clave para acabar con la desigualdad, mostrándose a sí mismo como un ascensor social que permite elevar el nivel de vida de cada generación al respecto de la anterior, permitiendo a cualquier persona independientemente de su situación lograr las mismas oportunidades en una oda a la meritocracia.