lucha

Contra la represión anticomunista en Brasil

Desde el Partido (marxista-leninista) de los Trabajadores nos sumamos a la denuncia internacional por la injusta represión política que sufren los revolucionarios brasileños de la Liga dos Camponeses Pobres (LCP de ahora en adelante). Exigimos la liberación de los 4 militantes detenidos en las últimas semanas: Estefane, Ricardo, Ezequiel y Luiz Carlos. Estos militantes luchan por sus derechos contra los terratenientes y oligarcas que saquean el campo amazónico y dejan sin subsistencia a millones de campesinos y jornaleros brasileños.

Frente a cualquier temporal, siempre la clase obrera

Al igual que el pasado invierno ya denunciamos desde el Partido (marxista-leninista) de los Trabajadores las duras condiciones a las que se tenía que enfrentar las familias trabajadoras por el fuerte temporal de frío que azotó la Península nos vemos obligados a hacer lo mismo con la ola de calor que hemos sufrido estos últimos días.

Nuestro orgullo es de clase

En este día continuamos sin dejar de reivindicar los derechos del colectivo LGBT y rememoramos la lucha histórica contra la represión y la moral del sistema capitalista. Esta fecha tiene su origen el 28 de junio de 1969, cuando una redada policial en Stonewall obtuvo como respuesta una serie de movilizaciones y manifestaciones que durante días respondían a la opresión y violencia que la comunidad llevaba sufriendo de forma permanente al amparo del propio Estado burgués.

Contra la represión en Colombia, sólo queda la lucha

Los sucesos de Colombia vuelven a evidenciar cómo el Estado no duda en reprimir usando la violencia más desmedida con tal de perpetuar el sistema capitalista. Demuestra el miedo que genera a los enemigos de; la clase obrera la organización de los trabajadores y el carácter de clase de un Estado que no representa el interés de los trabajadores colombianos, sino de quien fuerza su miseria.

Contra su represión, nuestra lucha. Contra su horror, nuestra solidaridad.

El 8 de marzo para las organizaciones comunistas

¿Sigue siendo el 8 de marzo un día necesario de reivindicación? Las comunistas decimos que sí: en el marco del sistema capitalista las mujeres trabajadoras nos encontramos sujetas a unas condiciones de especial opresión basadas en la explotación asalariada y en la servidumbre doméstica que perpetúan nuestra dominación.

El capitalismo y la feminización de la pobreza

La situación de especial vulnerabilidad que sufren las mujeres bajo el sistema tiene varias formas de hacerse visible; una de ellas es la feminización de la pobreza.

El mito de la libre elección

La prostitución es y ha sido desde siempre la cara más agresiva y visible de la opresión que sufre la mujer trabajadora, constituyéndose así al mismo tiempo como un instrumento ideológico que supone la reproducción de jerarquía en las relaciones entre hombres y mujeres y la absoluta mercantilización, cosificación y deshumanización de la mujer. Es por eso que la cuestión de la prostitución no atañe exclusivamente a las mujeres prostituidas, sino a todas las mujeres -como sujetos potencialmente prostituibles- y a los hombres -en nuestra lucha como clase-.a prostitución es y ha sido desde siempre la cara más agresiva y visible de la opresión que sufre la mujer trabajadora, constituyéndose así al mismo tiempo como un instrumento ideológico que supone la reproducción de jerarquía en las relaciones entre hombres y mujeres y la absoluta mercantilización, cosificación y deshumanización de la mujer. Es por eso que la cuestión de la prostitución no atañe exclusivamente a las mujeres prostituidas, sino a todas las mujeres -como sujetos potencialmente prostituibles- y a los hombres -en nuestra lucha como clase-.

¡Apoyo a la huelga de los estudiantes en el País Valencià!

La crisis del coronavirus ha afectado a todos los niveles de la sociedad, siendo, como siempre, la clase trabajadora la principal afectada, y esta crisis evidentemente tiene sus consecuencias en el sistema educativo.
Desde el inicio de la pandemia, hemos podido ver una nefasta gestión y nula voluntad de inversión, tanto por parte de las instituciones como de las universidades, que, ante una situación excepcional, no han sido capaces de dotar a la educación de los medios para impartir una docencia de calidad a los estudiantes de clase trabajadora.