covid-19

Eleccions de risc a Catalunya

Avui, 14 de febrer, se celebren eleccions al Parlament de Catalunya. Aquestes eleccions van ser convocades el 22 de desembre, en plena pandèmia per la COVID-19, tot i la previsió igualment pessimista de la evolució de la situació sanitària fins a la data de la convocatòria. Menys d’un mes després, el Govern va signar un decret per posposar les eleccions fins el 30 de maig. Diverses agrupacions van interposar recursos davant el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, que va acordar la suspensió d’aquest decret de manera cautelar. El TSJC també es va comprometre a decidir sobre el fons de la qüestió abans del 8 de febrer. Aleshores, es feia possible la cancel·lació dels comicis al mig de la campanya electoral, i fins i tot només a uns dies de la seva celebració. A més, el TSJC va al·legar que, per tal d’ajornar la convocatòria d’eleccions en l’estat actual de la pandèmia, caldria modificar el decret de l’Estat d’Alarma, passant-li la pilota al Govern Espanyol.

Solidaridad con la lucha revolucionaria del pueblo filipino y el Partido Comunista de Filipinas

Filipinas es un país dominado por distintas potencias imperialistas extranjeras, destacando históricamente EEUU, pero sumándose recientemente China. Estas potencias han mantenido a Filipinas en el subdesarrollo económico y social: una industria subdesarrollada, de bajo valor añadido y dependiente, una economía extractiva que se lleva productos agrícolas y minerales sin apenas procesar, un sector financiero especulativo que sobrevive en buena medida por las remesas de la enorme emigración filipina, y áreas enteras del país en las que la población subsiste mediante formas de agricultura pre-capitalistas a la vez que se ve obligada a resistir los embates de las multinacionales del monocultivo que destrozan sus fuentes de sustento. Es decir, Filipinas es un país semicolonial y semifeudal.
Desde Iniciativa Comunista, Organización Comunista Revolución y el Partido (marxista-leninista) de los Trabajadores, expresamos nuestra solidaridad con el Partido Comunista de Filipinas (CPP) y la lucha revolucionaria que encabeza, así como con todo el pueblo filipino en lucha por su liberación nacional y social, frente a la represión desatada del régimen fascistoide de Rodrigo Duterte.

¿Y la seguridad de los estudiantes?

Desde el comienzo de la pandemia se ha realizado una nefasta gestión por parte de las universidades. Los estudiantes hemos sufrido problemas como falta de aulas, falta de espacios de estudio, la semipresencialidad como método docente, etc. Muchos de estos problemas ya eran latentes antes de la pandemia, pero con esta no han hecho más que agudizarse mostrando la precariedad del sistema un sistema público de educación que no ha sido capaz de amoldarse a los cambios que la pandemia exigía, debido al proceso de infrafinanciación que llevamos años sufriendo con los recortes en el presupuesto educativo año tras año, ataques a la educación pública como el 3+2, o la subida de ratios en las aulas. Ahora, al encontrarnos en época de exámenes universitarios, estas problemáticas no han hecho más que agudizarse.