CHina

A 55 años de la Gran Revolución Cultural Proletaria (fragmentos)

En nuestro país la Revolución Cultural es algo poco conocido y poco estudiado. Cuesta encontrar análisis desde una óptica revolucionaria sobre la materia en cuestión, razón por la que se acaba recayendo en los análisis académicos burgueses, que, como no podía ser de otra forma, la tildan de lucha por el poder dentro del PCCh, caos, purgas… en vez de analizar el gran proceso revolucionario de masas que fue y la importancia que tuvo para el Movimiento Comunista Internacional. Desde el Partido (marxista-leninista) de los Trabajadores queremos publicar este documento con motivo del 55º aniversario, para que todos los comunistas podamos conocer algo más este hecho fundamental en la historia de la humanidad, un proceso que debemos conocer y del que tenemos mucho que aprender.

Solidaridad con la lucha revolucionaria del pueblo filipino y el Partido Comunista de Filipinas

Filipinas es un país dominado por distintas potencias imperialistas extranjeras, destacando históricamente EEUU, pero sumándose recientemente China. Estas potencias han mantenido a Filipinas en el subdesarrollo económico y social: una industria subdesarrollada, de bajo valor añadido y dependiente, una economía extractiva que se lleva productos agrícolas y minerales sin apenas procesar, un sector financiero especulativo que sobrevive en buena medida por las remesas de la enorme emigración filipina, y áreas enteras del país en las que la población subsiste mediante formas de agricultura pre-capitalistas a la vez que se ve obligada a resistir los embates de las multinacionales del monocultivo que destrozan sus fuentes de sustento. Es decir, Filipinas es un país semicolonial y semifeudal.
Desde Iniciativa Comunista, Organización Comunista Revolución y el Partido (marxista-leninista) de los Trabajadores, expresamos nuestra solidaridad con el Partido Comunista de Filipinas (CPP) y la lucha revolucionaria que encabeza, así como con todo el pueblo filipino en lucha por su liberación nacional y social, frente a la represión desatada del régimen fascistoide de Rodrigo Duterte.