Sobre la represión sindical en Anitin

A finales del mes de junio la dirección de Anitin, empresa de la industria panadera en Carlet, decidió externalizar el servicio de mantenimiento. En este servicio es donde trabajaban la mitad de los delegados de personal del Comité de Empresa, eliminando así a una parte importante de la representación legal de los trabajadores y encubriendo un caso de represión sindical bajo la excusa de la externalización.

Cabe destacar que históricamente el Comité de Empresa de Anitin estuvo formado por delegados de sindicatos amarillos afines a la empresa. Es en las últimas elecciones sindicales (vigentes a día de hoy) donde varios trabajadores se presentaron bajo las siglas de CCOO, obtuvieron la mayoría sindical y así la plantilla obtuvo por primera vez delegados que representaran el interés de los trabajadores. Es a estos delegados los que la empresa pretende reprimir.

El crecimiento de esta empresa formada por 459 trabajadores en la planta de Carlet y otros 70 en Jerez, está vinculado a Mercadona, de la cual es proveedora de sus conocidas rosquilletas y snacks. En el año 2018, la empresa contaba con un volumen de negocio de 61,42 millones y un beneficio superior a los 2 millones. Estos grandes ingresos que se lleva la burguesía contrastan con la situación de la clase obrera en la fábrica.

El caso de Anitin no es un caso aislado. Como sucede con muchas empresas proveedoras de Mercadona, la represión sindical y persecución a sindicalistas están a la orden del día. Debido a las mayores exigencias de productividad impuestas por Mercadona, a estas empresas les interesa tener un comité de empresa controlado, fomentando la proliferación de sindicatos amarillos, para con ellos poder ir recrudeciendo las condiciones laborales de los trabajadores. La plantilla de Anitin se enfrenta a elevados ritmos de trabajo, falta de trabajadores y pocas medidas para la conciliación entre otras cuestiones. 

La avaricia de los empresarios no conoce límites. Amparadas en la legalidad burguesa, también las empresas pactan con estos sindicatos amarillos condiciones a la baja de su convenio sectorial. En cambio, cuando son los trabajadores los que conscientemente se organizan en el sindicalismo de clase para defender los intereses de sus compañeros, la actitud de las empresas es completamente diferente. En nuestra organización está nuestra fuerza y los empresarios lo conocen. La dirección de Anitin no ha dudado en atacar al Comité de Empresa de todas las formas posibles cuando este ha sacado a relucir los múltiples abusos de la empresa, subcontratando parte del servicio de mantenimiento y dividiendo a la plantilla.

El Partido (marxista-leninista) de los Trabajadores siempre estará al lado de los sindicalistas y compañeros que luchan por nuestra clase. Rechazamos rotundamente la persecución y represión sindical de la burguesía, así como al Estado que con sus leyes la permite. Todo nuestro apoyo para la plantilla de Anitin y toda nuestra fuerza para continuar con la lucha.

¡FUERA LA EXPLOTACIÓN Y LA REPRESIÓN SINDICAL EN ANITIN!

¡MOVEMOS EL MUNDO, PARAMOS SUS GOLPES!