El Partido (marxista-leninista) de los Trabajadores


¿De dónde venimos?

El Partido (marxista-leninista) de los Trabajadores es una organización comunista, marxista-leninista con implantación en el Estado español. El origen de este partido se remonta a 2018, con la constitución de la antes llamada Juventud Comunista (JC) por parte de varios militantes de otras organizaciones previamente existentes, como resultado de un proceso de ruptura con el revisionismo de los principales partidos autodenominados comunistas.

En noviembre de 2019 tiene lugar el Congreso fundacional del Partido (m-l) de los Trabajadores, que sienta las bases y principios ideológicos de la organización, marcando como objetivo fundamental la reconstrucción del Partido Comunista en España.

¿Cuál es nuestro objetivo?

Atendiendo al estado de debilidad en que se encuentra actualmente el Movimiento Comunista Español, y siendo conscientes de que no existe ningún partido que hoy pueda considerarse de vanguardia, entendemos el proceso de reconstrucción como una cuestión de primer orden, por la que trabajar en vías a lograr el objetivo de organizar la revolución en nuestro país.

Cuando hablamos la reconstrucción de un Partido de Vanguardia lo hacemos entendiendo el mismo como una organización profundamente enraizada en la clase y que pueda guiarla a la lucha por la toma del poder.

Según nuestros Estatutos: El Partido (m-l) de los Trabajadores basa su teoría y práctica en el materialismo histórico, dialéctico, y en la economía política marxista como partes y fuentes integrantes del marxismo-leninismo, guía ideológica de la organización. El Partido (m-l) de los Trabajadores lucha contra cualquier forma de opresión de la clase obrera y contra el capitalismo.

¿Cómo nos organizamos?

Nos organizamos en células, que son nuestra organización de base, donde nos formamos como cuadros comunistas y donde planificamos nuestro trabajo y acción política entre las masas, que son las que hacen la historia. El trabajo de los comunistas es tanto práctico como teórico, entendiendo que ambos son tan complementarios como necesarios.

Por ello consideramos vital el trabajo formativo para construir una base ideológica que guíe nuestra práctica; avanzamos en el trabajo y la línea de masas, en los centros de estudio, de trabajo o en las distintas organizaciones y movimientos sociales; implementamos por diversas vías las labores de agitación y propaganda, y volcamos esfuerzos en favorecer el debate y la contraposición de ideas en el seno del Movimiento Comunista Español con el fin de lograr su superación en pro de un proyecto de reconstrucción.

Nuestro funcionamiento organizativo se basa en el centralismo democrático, el método organizativo desarrollado históricamente por los comunistas y que combina la mayor libertad y participación interna con la mayor unidad externa. Es, en definitiva, el método para organizar un Partido revolucionario.

¿Cuáles son nuestras referencias?

Aprendemos de las luchas revolucionarias que se han dado en la historia, teniendo como referencia especial aquellas que han llevado a la toma del poder a la clase obrera y a la construcción del socialismo. Esta referencialidad en las experiencias exitosas de una revolución socialista, que constituyen un hito fundamental del que tomar diversas lecciones a lo largo del siglo XX, no nos lleva sin embargo a celebrar de forma acrítica la situación de los países que se autodenominan socialistas, ni a dejar de denunciar la política revisionista que se instauró en el Movimiento Comunista Internacional tras el XX Congreso del PCUS; del mismo modo aprendemos de aquellos que le hicieron frente para seguir luchando por la revolución y el socialismo.

En el punto de partida en el que nos encontramos, no cabe la resignación ni el abandono. Sabemos lo necesario de la superación del actual Movimiento Comunista Español, de la reconstrucción de un Partido de Vanguardia, y de la lucha por la Revolución.

Por todo ello, desde el Partido (m-l) de los Trabajadores edificamos y fortalecemos un proyecto que proponga una alternativa para la clase obrera a la miseria del capitalismo, que no trate de parchear sus vergüenzas, sino que por el contrario busque demoler sus cimientos para emancipar a la clase trabajadora.

Construimos un proyecto que haga que luchar valga la pena