Nuestra experiencia en el campamento de Agonistikes Kiniseis

Hace una semana tuvimos el placer de participar en el 22º Campamento del frente estudiantil Agonistikes Kiniseis. Este campamento autogestionado, aún con las alarmas disparadas en Grecia, se llevó a cabo sin ninguna incidencia de COVID-19 gracias a la previsión y planificación. Durante los 10 días que duró, se llevaron a cabo una serie de ponencias y talleres sobre temas como la cuestión de la mujer, el movimiento estudiantil, los movimientos sociales en América Latina, además del caso de represión de Hasél. Nosotros fuimos invitados por el KKE (m-l), y gracias a esta experiencia tuvimos la oportunidad de estrechar relaciones y conocer a camaradas suyos, que en todo momento se preocuparon por traducir para nosotros las diferentes actividades políticas.

Hubo dos cuestiones fundamentales que vertebraron y dieron un sentido político al campamento: organización/convivencia colectiva, y formación. Por nuestra parte, tuvimos claro que queríamos ser tratados como unos militantes más del campamento, y por ello nos sumamos a los turnos de trabajo y modo de vida del resto de gente. Por otra parte, también se nos invitó a reflexionar y aportar en cada debate. Desde el primer momento el clima fue muy positivo, se nos trató con mucha cordialidad, se nos tradujeron los debates y decisiones colectivas del campamento…

Por otra parte, queremos valorar la seriedad y profesionalidad del campamento en cuanto a la pandemia: había una comisión formada por médicos y estudiantes de medicina, hubo test a todos los asistentes, había un plan de actuación ante una posible situación de brote en el campamento, etc. Se tomaron medidas desde el principio para evitar peligros innecesarios, y no se dio ni un solo positivo durante el campamento.

En cuanto a la organización interna, había una serie de actividades políticas programadas, a los que denominaban workshops. Casi todos los días por la tarde se organizaban estas charlas. A veces los debates se realizaban de antemano en los grupos de trabajo, sin embargo, durante los workshops asistía la gran mayoría del campamento y había debates abiertos, en especial durante el debate del movimiento de la mujer.

La primera charla del campamento trató sobre las preocupaciones de la juventud en Grecia y qué son los principales problemas que afrontan hoy en día. La segunda charla fue sobre la represión a Hasel por parte del Estado español y de su encarcelamiento por las letras de sus canciones. En esta charla aprovechamos para contextualizar su caso en la escalada represiva de los años de la crisis y el movimiento 15M, del cual hicimos nuestro propio taller. Las siguientes charlas trataron sobre las tensiones entre Grecia y Turquía, la relación entre estos dos países y los países imperialistas que dominan en ambos países, y sobre la historia y represión del pueblo de Palestina. El siguiente taller fue sobre la lucha de las mujeres y la necesidad de ligarla a la lucha de clases. Este fue especialmente interesante y en el que más debates hubo, y gracias a este pudimos conocer bien la situación del movimiento feminista en Grecia y compararlo con el español. Los últimos talleres fueron el de los movimientos sociales en América Latina y el que hicimos nosotros.

En relación a esto último, debemos destacar que los camaradas griegos nos invitaron a realizar nuestra propia ponencia y les propusimos que fuese sobre el 15M, sus efectos en la actual lucha de masas en el Estado español, y las similitudes con las movilizaciones y desmovilización en Grecia en los últimos años. Para facilitar el desarrollo de la ponencia, hubo camaradas que realizaron la traducción al griego, provocando que la charla fuese muy fluida.

La charla inició con una pequeña contextualización y comparativa entre los partidos burgueses españoles y sus posibles paralelismos o partidos similares en Grecia. Posteriormente explicamos el surgimiento del 15M: el movimiento de masas había iniciado años atrás debido a la crisis económica y los brutales ataques realizados contra la clase trabajadora. Ante esta situación, el movimiento comunista apenas tenía fuerza ni relevancia, pero las masas lucharon y se movilizaron de múltiples formas.

Posteriormente explicamos que, a pesar de ello, la burguesía consiguió canalizar esta lucha con una nueva forma que adoptó la socialdemocracia: Podemos. Esta iniciativa burguesa captó a miles de activistas, engañó a las masas y canalizó sus demandas e ilusiones hacia el parlamentarismo burgués. También expusimos que bajo nuestro punto de vista el papel de los comunistas tampoco fue bueno: durante los años del 15M reinaron el sectarismo, el burocratismo y la soberbia ante las masas. Se hacía el análisis de que el movimiento estaba siendo reformista, pero claro, sin dirección revolucionaria ¿acaso había otra posibilidad que no fuese esa? Hubo un interesante debate en torno al papel de los revolucionarios en contextos como este. ¿Dar la lucha en el seno de las masas y aprender de ellas, o rechazarlas y apartarse de ellas? Esa era la disyuntiva.

Valoramos como muy positiva la charla, ya que muchos camaradas que estaban en el campamento nos plantearon multitud de preguntas acerca del contexto español, el imperialismo y su desarrollo en el Estado español, la relación del 15M con la socialdemocracia, el papel de los comunistas, el ascenso de los reaccionarios en estos últimos años… Fue uno de los workshops más extensos, y el interés de los camaradas griegos no sólo se dio durante la charla que expusimos, sino antes y después también. Además, pudimos comprobar que teníamos una perspectiva prácticamente igual en el análisis en cuanto al papel de los comunistas entre las masas, errores y aciertos durante el 15M y en la actualidad, etc.

En definitiva, valoramos que la asistencia a este campamento, fue positiva. No sólo fue positiva por el buen ambiente o por el buen trato que nos dieron, sino porque políticamente fue muy enriquecedor el intercambio de experiencias y perspectivas, debatir acerca de similitudes y diferencias entre la realidad económica y política de Grecia y el Estado español, etc. El aprendizaje extraído fue múltiple: pudimos confirmar o variar nuestros análisis sobre varias cuestiones en materia internacional; aprendimos sobre metodologías de trabajo entre las masas que tenían ellos; intercambiamos opiniones y perspectivas ante el imperialismo y su desarrollo actual; hablamos en torno a las diferentes posiciones del actual movimiento comunista y sus problemas… La formación y las reflexiones no se limitaban a los workshops, sino que se daban de forma constante, y esto fue enormemente útil para seguir aprendiendo.

Creemos que este tipo de experiencias son fundamentales para que los comunistas podamos aprender mutuamente, nos nutramos de nuevas metodologías y formas de trabajar, y podamos extraer ideas de funcionamiento para nuestros países. Además de esta utilidad más práctica o directa, en un contexto de derrota internacional del comunismo, nos emociona ver a camaradas luchando por la revolución en su país, y esto supone un refuerzo para nuestra moral revolucionaria. Por último, es obvio que este tipo de relaciones entre comunistas son necesarias: debemos poner en práctica el internacionalismo, y debemos tener claro que, sin tejer lazos internacionales, y sin potenciar un Movimiento Comunista Internacional, nuestra clase no podrá construir de forma sólida el socialismo y el comunismo.