Inicio de curso académico 2021-2022: fuego a la educación capitalista

Nos encontramos a las puertas de un nuevo curso académico. Los estudiantes de clase trabajadora llevamos años siendo testigos de cómo se precariza nuestra educación. A las instituciones burguesas solo les importa crear el marco educativo idílico para satisfacer las demandas de la burguesía española. Los comunistas somos conscientes de que la organización y la lucha revolucionaria son la única vía posible para construir una alternativa educativa que sirva de forma real a los intereses de nuestra clase.

El sistema capitalista moldea nuestra formación acorde con sus necesidades productivas. Los estudiantes de clase trabajadora nos vemos expuestos a una educación precaria en centros de estudio con infraestructuras envejecidas e insuficientes en recursos. La clase obrera llevamos años escuchando las falsas promesas de la socialdemocracia, la cual promete mayores inversiones, mejores infraestructuras y toda una batería de consignas que no son ni más ni menos que verborrea electoralista. La situación pandémica no ha hecho más que demostrar cómo ni las promesas de la socialdemocracia, ni de ningún gobierno dentro del marco capitalista, sirven de forma real a nuestra clase.

Ante esta realidad política, las masas han estado movilizándose incansablemente años atrás. Hechos como la Primavera Valenciana, las huelgas educativas del 3+2, las protestas de Barcelona 2017… Son ejemplo de cómo solo la movilización y la protesta son el único medio de paralizar parcialmente algunas reformas educativas nocivas para nuestra clase, o cómo las masas a partir de la movilización y la presión al estado burgués han conseguido arrancar alguna mejora parcial, como fue el caso de las movilizaciones estudiantiles en Catalunya y la reducción de tasas universitarias.

Los comunistas somos conscientes de que el movimiento estudiantil puede ser un gran agente revolucionario. Es fundamental el reforzamiento de este. Tan solo la organización y la movilización nos permiten ser un contrapoder real ante el estado capitalista. Es fundamental que la clase obrera recupere las grandes movilizaciones estudiantiles las cuales fueron el hervor de una gran generación de activistas, militantes revolucionarios, sindicalistas… y una experiencia de que la lucha de las masas es el único camino contra cualquier ataque hacia nuestra clase. Desde el Partido (marxista-leninista) de los Trabajadores somos conscientes que a los estudiantes y a los jóvenes no nos queda otra alternativa que la organización revolucionaria. Debemos de organizarnos en cada instituto, en cada facultad, en cada barrio para conquistar un futuro en las manos de nuestra clase, para construir una educación, que no sirva a las demandas del mercado, sino a los interés de los jóvenes de clase trabajadora.

¡Ante la miseria capitalista, organización revolucionaria!

¡Construyamos el poder obrero, fuego a la educación capitalista!