En solidaridad con los camaradas del KKE (m-l)

El pasado año en Grecia no pudieron llevarse a cabo las manifestaciones del 6 de diciembre en memoria por el asesinato, en 2008, del estudiante heleno Alexis Grigoropoulos, joven de 15 años de edad que fue asesinado a tiros por el policía Korkoneas.

Este asesinato supuso un antes y después en la juventud griega, que ya de por sí se hallaba sumida en plena crisis de 2008 sufriendo tal desgracia generada por el sistema capitalista. Este crimen sirvió para despertar aún más a los estudiantes, que se alzaron contra Korkoneas, el resto del cuerpo policial y la violencia ejercida por este contra las masas.

La juventud griega protestó durante días, organizando manifestaciones, ocupaciones y asambleas en escuelas y universidades. Contra sus golpes, gases lacrimógenos y detenciones, la juventud hizo frente a su represión con la rabia y la organización popular. Con cada golpe, se hacía más comprensible que la muerte de Alexis Grigoropoulos no fue un accidente, sino el verdadero rostro del capitalismo y de su represión.

Este año no podía ser menos, y de nuevo se debía llevar a cabo la manifestación, a pesar de la pandemia en la que nos encontramos. El KKE (m-l) y otras organizaciones obreras y progresistas decidieron llevarla a cabo, respetando siempre todas las medidas sanitarias, de autoprotección y de distancia entre las personas. Sin embargo, el gobierno griego decidió prohibir las manifestaciones en “defensa de la salud y seguridad pública”, pero el KKE (m-l) no se echó atrás frente a las amenazas de represión, dejando claro siempre que no se puede detener la lucha de las masas.

En Atenas, miembros del KKE (m-l) y su Secretario General se enfrentaron a las detenciones y a la represión de los antidisturbios, terminando doce de ellos a la Jefatura General de Policía de Ática, junto con otras decenas de militantes de la izquierda. En Tesalónica tuvieron lugar al menos 4 manifestaciones organizadas por fuerzas populares y colectivos anarquistas. La policía respondió persiguiendo y deteniendo a los manifestantes justo después de las protestas. Una de estas manifestaciones tuvo lugar frente al consulado francés, mostrando la solidaridad internacional con el pueblo francés en lucha y la juventud francesa. La represión en Creta fue similar, con una intensa presencia policial en sus dos principales ciudades, Herakleion y Chania, con detenciones y apresamientos; entre ellos también miembros del KKE (m-l).

Con todo esto, desde el Partido (marxista-leninista) de los Trabajadores, nos solidarizamos frente a la represión del gobierno griego contra los camaradas del KKE (m-l), que no cedieron al chantaje y a la sumisión en pos de continuar con las luchas democráticas de los trabajadores de Grecia, inclusive en la situación de pandemia en la que vivimos.

¡HONREMOS LA MEMORIA DE ALEXIS GRIGOROPOULOS A TRAVÉS DE LA LUCHA DE LAS MASAS!

¡VIVA LA LUCHA DEL KKE (m-l) Y LAS LUCHAS DEMOCRÁTICAS DE LOS TRABAJADORES DE GRECIA!