Sobre la caída y el colapso del régimen títere y nuestras urgentes tareas de combate

Declaración del Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán

*Nota aclaratoria escrita por Revolución Obrera en la corrección del comunicado emitido por el Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán

Hace unos días publicamos una Declaración firmada por el Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán tomada de la página Sholajawid, de la cual teníamos conocimiento era la página oficial del Partido. Pero los camaradas del Partido Comunista (m) de Italia, nos han informado que esta ya no es la página oficial.

Ahora publicamos la Declaración que tomamos del blog Maoist Road, quienes la reproducen de la página www.cmpa.io que también aparece a nombre del Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán.

Como se puede apreciar existen dos páginas que aparecen a nombre del mismo Partido; no conocemos con exactitud qué ha sucedido en el seno del Partido, si se ha presentado una escisión y cuáles son los motivos. Es muy importante para el Movimiento Comunista Internacional conocer la verdadera situación del Partido Comunista en Afganistán y cómo puede contribuir para que se fortalezca.

Estaremos atentos a los informes de los camaradas en Afganistán, pues se requiere el mayor respaldo a la lucha que libra el pueblo afgano y a las tareas que a nivel internacional se orienten.

Revolución Obrera


Declaración del Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán

Tomado de Maoist Road, 22 de agosto 2021, traducción de Revolución Obrera.

Los invasores imperiales liderados por el imperialismo estadounidense, gastaron 1 billón durante veinte años para reconstruir el ejército títere, pero tal ejército se derrumbó repentina y rápidamente. La asombrosa caída del régimen títere asombró al mundo. Los países de la región, especialmente el imperialismo ruso y el socialimperialismo chino, también jugaron un papel en el rápido colapso del régimen títere. Sin embargo, los invasores estadounidenses quieren organizar el régimen talibán de acuerdo con sus intereses mediante el despliegue de 7.000 nuevas tropas en Afganistán. Porque los estadounidenses saben muy bien que el imperialismo ruso y el socialimperialismo chino no están renunciando a sus intereses en el país. El anuncio de la no evacuación de las embajadas rusa y china de Afganistán y el apoyo de los dos países a los talibanes es una señal de advertencia para el imperialismo estadounidense invasor. Por lo tanto, los invasores estadounidenses jugarán un papel clave en la reconstrucción del régimen talibán.

Por esta razón, las nuevas fuerzas militares de los invasores estadounidenses no solo no impidieron la entrada de los talibanes en Kabul, sino que también ayudaron a los talibanes a entrar en la ciudadela. En consecuencia, después de veinte años, la bandera blanca de los talibanes se izó nuevamente sobre el país. Hace veinte años, los ocupantes imperialistas, liderados por el imperialismo estadounidense, invadieron Afganistán bajo los engañosos nombres de «lucha contra el terrorismo» y «liberar a las mujeres del cautiverio de los talibanes» y ocuparon Afganistán con la caída del Emirato Islámico.

Simultáneamente a la invasión del país, las fuerzas maoístas en un comunicado titulado «Loya Jirga de emergencia o manifestación ridícula de los imperialistas agresores y sus reaccionarios esposados» el primero de mayo de 1381 (22/6/2002) condenaron la invasión y los siniestros objetivos de los ocupantes imperialistas.

Los patriotas se rindieron a esta agresión y expresaron su gratitud a los invasores imperialistas y las «Naciones Unidas» llamando a la invasión «el comienzo de la esperanza para los ojos llorosos del pueblo herido de Afganistán». Todos declararon: «Ahora que el salvajismo de los talibanes y los principales nidos de la corrupción del terrorismo desenfrenado se han levantado del regazo de la madre patria, la esperanza de los ojos llorosos de la nación herida de Afganistán está soplando”. “Las genuinas corrientes nacionales y progresistas, con tan gran apoyo histórico y su integración con la tendencia general de nuestro pueblo musulmán, pueden abrir las puertas de la felicidad, la prosperidad, el progreso y la liberación una tras otra”. Y para someter a la mayor cantidad posible de trabajadores del país, escribieron el libro «El modelo de la democracia estadounidense…» y justificaron sus tesis de rendición.

El Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán declaró explícitamente que se estaban rindiendo a los invasores imperialistas y se trataba de una traición nacional. Hemos dicho que los ocupantes imperialistas se apoyan en las gentes más traidoras, medievales y patriotas, y de hecho los mayores terroristas del mundo son los imperialistas que tienen estrechos vínculos con el terrorismo internacional. Pero los rendidos están tratando de contraterrorizar a los imperialistas ocupantes que son los fundadores del terrorismo.

El análisis que hizo el Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán del imperialismo y la ocupación del país fue un análisis marxista-leninista-maoísta correcto y de principios, que se hizo realidad veinte años después, y mostró prácticamente que la consigna «lucha contra el terrorismo» y «La liberación de la mujer de las garras de los talibanes» propuesta por los invasores y el régimen dictatorial no era más que una consigna absurda y mediocre, y sólo cubría satíricamente la ocupación del país.

La ocupación del imperialismo estadounidense, bajo el disfraz de estas consignas engañosas, trató de imponer su hegemonía en el mundo, especialmente en Asia Central, Oriente Medio y Asia del Sur. Los yanquis, con sus ambiciones bélicas, querían controlar la región a través de Afganistán, que tenía una posición estratégica especial, pero no tuvieron mucho éxito al tratar a sus rivales estratégicos (Rusia y China).

El Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán ha insistido en que siempre que los intereses de los invasores imperialistas, y especialmente los invasores estadounidenses, lo exijan, están dispuestos a renunciar a todas sus consignas y a poner a todos sus mercenarios pasados y presentes bajo un mismo paraguas, bajo el llamado gobierno inclusivo islámico.

Los juegos tras bambalinas del imperialismo estadounidense están bien representados en el supuesto de que quiere asegurar sus intereses en la región a través de los talibanes. Por esta razón, no pudo salvar al régimen de un colapso seguro. Porque era consciente de que el imperialismo ruso, el socialimperialismo de China, Irán y Pakistán habían apoyado a los talibanes y buscado la caída del régimen títere. La caída de las ciudades evocó esto. Por lo tanto, el imperialismo estadounidense invasor ayudó a los talibanes a llegar al Palacio Presidencial.

Cuando los talibanes se acercaron al socialimperialismo chino y al imperialismo ruso, y el imperialismo estadounidense se estancó militarmente en la guerra de Afganistán, no tuvo más remedio que comprometerse con los talibanes para asegurar sus intereses en la región. Fue esta política reaccionaria del imperialismo estadounidense la que llevó a la caída del régimen dictatorial en unos días.

Veinte años de ocupación han demostrado bien que los rendidos y la rendición han podido servir a los ocupantes imperialistas y al régimen títere en la mayor medida posible.

Uno de los serios problemas para establecer y hacer avanzar la guerra de resistencia nacional popular y revolucionaria es el movimiento de los rendidos del llamado movimiento de izquierda, especialmente la «Organización de Liberación de Afganistán» y «Sama».

El Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán espera que ambas organizaciones examinen su pasado de manera correcta, científica y lógica y lo enfrenten de manera crítica, y que sean útiles en el camino de la unidad del movimiento maoísta en el país.

En los tratos entre los invasores estadounidenses y los talibanes y los reaccionarios, por un lado, la ocupación del país se mantendrá en un nivel más bajo y la imposición de la Sharia islámica del régimen en Afganistán será más concentrada que antes, y la paz general en Afganistán parece poco probable. Después de la caída de su régimen dictatorial, los imperialistas invasores intentan unir todas las fuerzas medievales y declinantes bajo el nombre de «soberanía universal».

Creemos que con el advenimiento de un régimen posterior al acuerdo («régimen inclusivo») en el que los talibanes desempeñarán un papel clave, no habrá paz basada en los intereses supremos de las masas trabajadoras de Afganistán y la independencia del país, y nuestra urgente tarea requiere que continuaremos nuestra lucha y lucharemos seriamente por el derrocamiento total del régimen y la expulsión de sus partidarios imperialistas.

Con el colapso del régimen dictatorial de Ashraf Ghani, hay precisamente un cambio en las principales contradicciones. Por lo tanto, debemos dar la bienvenida a la nueva situación y ajustar nuestros enfoques de campaña en consecuencia.

Nuestra tarea urgente en el contexto actual de la lucha es denunciar ampliamente la guerra de inteligencia de los ocupantes imperialistas estadounidenses y los países de la región, incluidos Rusia y China, y el régimen títere posterior al acuerdo, el llamado régimen inclusivo que los imperialistas están tratando de establecer.

El Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán hace un llamado a todas las fuerzas maoístas y nacional-democráticas y revolucionarias en Afganistán para que comprendan la urgente necesidad de la lucha actual y avancen hacia la unidad de todos los maoístas y todas las fuerzas nacional-democráticas y revolucionarias. El Partido Comunista (maoísta) de Afganistán hará todo lo posible en esta dirección.

Viva la unidad de todas las fuerzas maoístas y de todas las fuerzas nacional-democráticas y revolucionarias del país.

En el camino de instaurar y hacer avanzar la guerra de resistencia nacional popular y revolucionaria.

Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán
28 Solar 1400 
19 de agosto de 2021