Vecinal y vivienda

Frente a cualquier temporal, siempre la clase obrera

Al igual que el pasado invierno ya denunciamos desde el Partido (marxista-leninista) de los Trabajadores las duras condiciones a las que se tenía que enfrentar las familias trabajadoras por el fuerte temporal de frío que azotó la Península nos vemos obligados a hacer lo mismo con la ola de calor que hemos sufrido estos últimos días.

Las eléctricas mandan, el gobierno obedece

Como hemos podido ver, asistimos a un despropósito total que condena a la clase trabajadora a dos opciones inasumibles y absurdas: o bien, no dormir y realizar las tareas del hogar en horarios intempestivos; o bien, pagar facturas elevadísimas que impidan poder pagar otras facturas que ya suponen un ahogo para nuestra clase, como son los alquileres-hipotecas, etc.

Plan de alquiler para la “clase media”

Este lunes se ha dado a conocer el llamado plan de alquiler para ‘’la clase media trabajadora’’ en Madrid. Pese a que el plan se venda como un balón de oxígeno para muchas familias de clase trabajadora, evidencia varias problemáticas. Por un lado, la incapacidad de que en el capitalismo se pueda garantizar un trabajo y sustento para la clase trabajadora, siendo necesaria la intervención del Estado; y por otro lado, la propia dificultad para que este bono social no se traduzca en una subida de los precios, ya que como bien sabemos la llamada mano invisible funciona a favor del capital.

Frente a cualquier temporal siempre la clase obrera

Desde el Partido (marxista-leninista) de los Trabajadores salíamos hoy a denunciar en la ciudad de Albacete la dramática situación a la que se enfrentan las familias trabajadoras en coyunturas de adversidad meteorológica y temperaturas extremas, como las que estos días de atrás se vienen sucediendo.
La borrasca filomena que ha azotado la ciudad y el resto de la Península nos ha dejado grandes nevadas y una ola de frío que se ha sentido de forma muy significativa llegando a caer las temperaturas por debajo de -13C.

La pobreza energética: el beneficio sobre la vida

La pobreza energética asociada a la incapacidad de las familias para cubrir las necesidades de disponibilidad energética y mantener una temperatura adecuada en sus hogares vuelve a crecer en España y afecta al 9,1% de la población.
Este término no constituye un tipo específico de pobreza, sino que por el contrario, es la consecuencia directa de la precariedad a la que aboca el capitalismo a las familias obreras, reflejada en su incapacidad de mantener un consumo energético suficiente para vivir en unas condiciones básicas y dignas