Atenas: el juicio de los neonazis del “Amanecer Dorado”

La sentencia de la cárcel junto con la represión del Estado… ¿Qué “democracia” ganó?

Más de 25.000 personas congregadas en la Avenida Alexandras y calles adyacentes estallaron en aplausos con el anuncio de la decisión del Tribunal Penal de Apelaciones en el juicio del Amanecer Dorado. Sólo unos minutos después la policía antidisturbios atacó, un plan que evidentemente había sido pensado por el gobierno para desmantelar el acto con químicos, granadas aturdidoras y con cañones de agua desde sus nuevos vehículos blindados. La mayoría de gente (incluyendo nuestra cuadra) caminó hacia la avenida Vassilissis Sofias y completó la manifestación en el Parlamento, mientras que algunos grupos se dirigieron hacia la avenida Patision.

El KKE (m-l) formó un bloque de militantes desde las 9.30 de la mañana, con el objetivo de expresar con pancartas, consignas y su opinión y posición política en concreto sobre la organización fascista-nazi y su juicio, y también sobre el sistema que la nutrió y que hoy “reemplaza” y “retira” por sus propias contradicciones, pero por supuesto también por la presión del pueblo. Todas las fuerzas de izquierda y los anarquistas estaban presentes. La gente respondió al llamamiento general a pesar del viraje general hacia la derecha de la panorama político y las políticas contrapopulares que soportan, y lo hicieron porque sintieron que este día “les pertenecía”. Todas esas decenas de miles de manifestantes en muchas ciudades del país demuestran que todavía existen reflejos entre las masas.

Así es como se cerró el largo primer ciclo de movilizaciones y actividades antifascistas sobre Amanecer Dorado (AD). Desde la perspectiva del sistema judicial burgués, las sentencias todavía están por anunciar (basadas en los artículos revisados del Código Penal, que el gobierno de SYRIZA se encargó de “aligerar”) y, por supuesto, no debemos olvidar la determinación de los casos a segundo grado. El llamado sentido común de la justicia, tal como se dijo y escribió, ¿se llevó a cabo o hay que sumar un nuevo caso de doble blanqueamiento, tanto de la formación fascista como del sistema político burgués, que viene a ser el sistema al completo?

Durante años los imperialistas, la burguesía, el estado y su sistema “invirtieron” en AD. Lo criaron, lo apoyaron, lo convirtieron en algo gigantesco, hicieron que su “agenda” fascista marcara la dirección política principal y aplicaron la política de todos los gobiernos burgueses. Era carne de la carne del sistema, un colaborador de los mecanismos de represión, un interlocutor aceptable para la burguesía, una figura al lado de los altos funcionarios del gobierno y no sólo de los ejecutivos del sistema, con canales de comunicación polifacéticos abiertos entre ellos. Hoy en día todos mienten y fingen no haber tenido nada que ver con ello. Sin embargo, la lucha por la explotación política del “nicho de votos” de AD, revela lo contrario. En un momento de gran presión para el sistema, tanto en lo económico como en los llamados problemáticas nacionales (memorandos económicos y geoestratégicos, como los hemos llamado) en un momento en que se intensifica la agresividad capitalista-imperialista, una versión abiertamente fascista con un perfil “antisistema” era útil para canalizar la cólera de la gente por vías inofensivas para el sistema. Siempre contra los trabajadores, los refugiados-inmigrantes, los trabajadores, la juventud. Así es como la formación fascista fue blanqueada.

Mitsotakis, Samaras, Tsipras, Gennimata, Varoufakis e incluso Velopoulos (¡líder de otro partido nacionalista-racista!) “estallaron” hoy contra AD. Todos aquellos que incluso tenían tratos políticos abiertamente con AD, que toleraban sus acciones, que añadieron en sus programas posiciones de extrema derecha, chovinistas y racistas, que conocían los altos porcentajes de simpatía en la fuerza policial y en los más altos rangos del nivel militar y judicial, pretenden hoy ser desconocedores de esto y condenar esta “excepción” de su sistema político. Hay otros, todos estos fariseos de los Medios de Comunicación del Engaño Masivo convirtiendo lo negro en blanco, que consienten todas las formas de ocultación y calumnia contra el pueblo, que llevan a cabo y promueven la propaganda reaccionaria de quienes les pagan, ahora pretenden ser “demócratas” y miembros del “arco democrático”. Hoy la el final del juicio de AD en primer grado se ha convertido en una oportunidad para los partidos para hacer una pasarela política y sobre todo ha sido un intento de que este aparente ser una limpieza total del sistema político burgués y de sus partidos. Después de la condena del “absceso”, la dictadura burguesa en forma de democracia parlamentaria burguesa “puede” continuar sin impedimentos la tarea de vender el país a los imperialistas norteamericanos y europeos, la invasión de la clase media obrera y social y la aplicación de la “ley y el orden”. En realidad, ¿qué tan lejos están todos estos de los que hoy fueron formalmente condenados por la justicia burguesa? Algunos partidos fascistas ya han tomado la línea de AD. Su “democracia” no pertenece al pueblo, pertenece al capital y al imperialismo!

Pensamos que el fascismo, en tanto que descendiente del sistema, seguirá existiendo y operando a su favor. Para extirparlo es necesario fortalecer a los trabajadores y al movimiento comunista revolucionario. Si bien nos alegramos [del juicio contra AD] junto con todo el pueblo verdaderamente democrático y antifascista, también sabemos que el seno que lo engendra seguirá reproduciéndose y transformándolo de diversas formas, más o menos evidentes, encubiertas o al descubierto. Y si hoy el régimen ha optado por “acabar” con el modelo específico del criminal-lanza cuchillos que lo revela y expone, el sistema político oficial seguirá fomentando las prácticas fascistas en la vida pública y política. En este sentido, el fascismo sólo desaparecerá cuando la clase obrera y el pueblo asuman el poder político y la administración de la sociedad, cuando derroquen el sistema de dependencia y explotación.

Hasta entonces, tendremos que presenciar muchos más episodios de “resurgimiento” del fascismo, en su versiones gubernamentales y estatales más oficiales. No hemos terminado con el fascismo. ¡La lucha continúa!

7 de octubre de 2020

La oficina de prensa del KKE (m-l)