19 de junio: Día de la Heroicidad

Desde el Partido (marxista-leninista) de los Trabajadores queremos reivindicar y recordar el 19 de junio como el Día de la Heroicidad, día de lucha contra la represión anticomunista en todo el mundo. Un día que no podemos olvidar ni dejar en el vacío.

El Día de la Heroicidad tiene su origen en Perú, donde tuvo lugar la rebelión de los prisioneros de guerra del Partido Comunista de Perú, el 19 de junio de 1986. Los prisioneros de guerra se rebelaron para defender la revolución y sus vidas contra los planes para aniquilarlos por parte del gobierno reaccionario. La resistencia que encontraron las fuerzas contrarrevolucionarias fue feroz e inquebrantable por parte de los presos, que desplegaron un auténtico desafío bélico a las fuerzas del Estado. La lucha de las trincheras de combate se dio en las cárceles de El Frontón, Lurigancho, y la cárcel de mujeres de El Callao. Este es el hito histórico que proclama la grandeza del Día de la Heroicidad.

El Estado peruano realizó una auténtica matanza, llegando a bombardear las cárceles ante la imposibilidad de controlarlas y ante la rebelión de los presos del PCP. Este acto de barbarie supuso la mayor matanza en los penales de la historia, no existiendo comparación en ningún otro lugar.

Los hechos que tuvieron lugar en 1986 nos deben servir para recordar a quienes dieron su vida por la revolución, pero, especialmente, nos debe servir para recordar la necesidad de destruir el capitalismo y llevar al poder a la clase trabajadora.

Pero no podemos pensar que esto es algo del pasado.

Actualmente tienen lugar persecuciones a comunistas en los cuatro puntos cardinales del mundo, y es por eso que debemos recordar la importancia del día de la Heroicidad.

En la India tiene lugar desde hace varios años la operación “Green Hunt”, una ofensiva del Estado contra la Guerra Popular que lidera el Partido Comunista de la India (maoísta). Esta ofensiva supone el despliegue de decenas de miles de soldados del Estado en las zonas liberadas y en las que tiene presencia el PCI (m). Esta operación es la forma de encubrir un auténtico genocidio contra los militantes comunistas y las masas que los apoyan. Supone una brutal reacción del Estado indio frente a aquellos que luchan por los que nada tienen.

Pero no debemos pensar que el Estado indio actúa solo en estas zonas, y es que en las cárceles indias se da un trato inhumano a los presos comunistas. Los casos más destacados son los de GN Saibaba y Varavara Rao. A ambos presos, acusados de ser parte del PCI (maoísta) se les niega el tratamiento médico, a pesar de que Saibaba sufre una discapacidad del 90% y de que Rao tiene más de 80 años y se contagió de COVID-19 en la cárcel. Así es como tratan los estados “democráticos” a quienes luchan por los trabajadores.

Otro caso de represión es el sufrido por el TKP/ML (Partido Comunista de Turquía/Marxista-Leninista), organización que lidera una Guerra Popular en Turquía.

El TKP/ML sufre la represión tanto de Turquía como de sus aliados. En su país deben hacer frente a la política reaccionaria y militarista de Erdogan, que día a día repite falsamente que ha acabado con el TKP/ML, mientras este sigue en pleno funcionamiento liderando la Guerra Popular. La política de hostigamiento por parte del gobierno reaccionario causa muertes a los camaradas turcos, cosa que no impide que sigan luchando por el triunfo revolucionario.

Fuera de sus fronteras tienen que hacer frentes a casos de represión como el que tuvo lugar en Alemania en 2020, cuando un Tribunal Alemán condenó injustamente a diez militantes del TKP/ML con pruebas del Estado turco por militar en dicho partido. Esto es totalmente absurdo si tenemos en cuenta que Alemania no considera organización terrorista al TKP/ML.

Recientemente ha saltado a la palestra mediática la represión a la Liga de Campesinos Pobres (LCP) que el gobierno de Bolsonaro está llevando a cabo. La lucha de la LCP es una lucha victoriosa por los derechos de los campesinos, que han de ver como día a día son pisoteados por el Estado.

Frente a la política de represión de Bolsonaro se ha generado una campaña de apoyo y solidaridad a la LCP que demuestra la importancia del internacionalismo de la clase trabajadora. Más de 150 entidades y personalidades se han posicionado en defensa de la LCP y los campesinos que luchan por su tierra.

La política de Bolsonaro contra la LCP y el Partido Comunista de Brasil (Fracción Roja) representa la lucha de la burguesía contra el proletariado. Los ataques a la web A Nova Democracia, la represión a la LCP, el incremento de las acciones antipopulares… son una muestra de las políticas de Bolsonaro y el Estado brasileño frente a las masas brasileñas y su lucha revolucionaria.

Pero no debemos caer en el error de pensar que esta represión solo tiene lugar en países alejados, cerca de nuestras fronteras, en Francia, Georges Abdallah, un comunista libanés del Frente Popular de Liberación de Palestina, sufre una condena que dura ya 36 años, lo que le ha valido el título del preso político más antiguo de Europa.

Año tras año, las fuerzas progresistas y revolucionarias francesas se desplazan hasta la prisión de Lannemezan, donde Abdallah cumple condena, para exigir su liberación y defender al pueblo palestino de las amenazas y agresiones del Estado de Israel.

La lucha de los comunistas siempre va a conllevar la reacción violenta del estado burgués, esto no debe sorprendernos. Pero no debemos permitir que estas acciones tengan impunidad. Es deber de los comunistas difundirlas y dar a conocer a las masas la barbarie del sistema capitalista, aunque este se vista de democrático.

En el 35 aniversario del Día de la Heroicidad queremos recordar y homenajear a todos los comunistas que han dado su vida por la clase obrera y por la revolución, así como a todas las organizaciones que día a día luchan por un mundo socialista sin explotadores ni explotados.

¡VIVA EL DÍA DE LA HEROICIDAD!

¡VIVA LA LUCHA INTERNACIONAL DE LA CLASE OBRERA!